Traslado a la Basílica

El 27 de septiembre de 2014, se iniciaron los actos principales de culto conmemorativos del 150 Aniversario con el Solemne Traslado de Ntro. Padre Jesús de la Caída desde la Iglesia de San José hasta la Basílica de Santa María, donde se desarrolaría los cultos con el Quinario, y Misa previa a la Salida Extraordinaria desde este insigne templo para los ilicitanos. 

En aquella tarde gris de septiembre y con el acecho de lluvia, numerosos hermanos escoltaron con su cirio las andas del Señor, precedido de un cuerpo de acólitos con ciriales e incienso. La música barroca interpretada por el Trío de capilla invitó al recogimiento de los asistentes que, en el mes de septiembre, nos trasladó a los días previos al Martes Santo.

La nota negativa y que deslució este primer acto de los que quedaban por saborear lo puso la climatología. A pesar de constatar que había mínimo riego de lluvia de alta intensidad, cabía la posibilidad de que apareciesen chubascos dispersos, por lo que la Junta de Gobierno decidió salir a la calle pero estableciendo unos puntos de refugio ante el caso de la posibilidad de lluvia leve. A los 25 minutos de salir a la calle, justo cuando el cortejo se encontraba en la Calle Marqués de Carrús, tímidas gotas empezaron a caer del cielo por lo que rápidamente, las andas del Señor se refugiaron en la Casa Hermandad. Pasado el conato de lluvia, la comitiva siguió adelante con normalidad hasta la llegada a la calle Major de la Vila, muy cercanos a la Basílica, cuando de nuevo un leve chubasco hizo que callera alguna gota. El cortejo aligeró su marcha para llegar lo antes posible a la Basílica.

A las 20:40 h., las andas de Ntro. Padre Jesús de la Caída entraba en la Basílica de Santa María acompañado por sus Hermanos entre el repicar de las campanas de la torre de Santa María. El arcipreste de la Basílica, D. Francisco Conesa recibió al Señor de la Caída, invitando a todos los presentes a los actos que la hermandad ha preparado.

 

Fotografías: Rosmari Valentí