Historia

Hablar de la Cofradía de la Caída de Ntro. Padre Jesús significa remontarnos a casi ciento cincuenta años de historia de nuestra ciudad. Significa volver nuestra mirada a la mitad del siglo XIX cuando los ilicitanos, deseosos de engrandecer sus actos penitenciales, decidieron aumentar el número de pasos y cofradías.

Paso de misterio anterior a la Guerra Civil.

La Cofradía de "La Caída", se inicia en el año 1.864, siendo sus fundadores D. Pascual Fuentes y D. Blas Valero Castell, este último desempeñando el cargo de Primer Presidente Fundador, siendo D. Pascual Fuentes García, nieto del cofundador, el primer Portaestadarte de aquella época. Los gastos fueron sufragados por artesanos y pobres, por ello, "La Caída" está vinculada, mayoritariamente, al gremio del calzado y tejedores. Sin embargo, hay noticias de que el 23 de marzo de 1769, día de Jueves santo, ya procesionaba un Cristo caído que pertenecía al Convento Franciscano de San José.

A través de una búsqueda minuciosa en el Arcivo Histórico de la ciudad se ha podido rescatar la, hasta la fecha, primera noticia y constatación oficial de la Cofradía de la Caída de Nuestro Padre Jesús:

Por el Señor Cura de la Parróquia del Salvador se hizo presente que se le habían acercado algunos vecinos manifestándole la creación del paso de la Caída del Nazareno; y a fin de que se le señalase el lugar en que debía llevársele en las procesiones de Semana Santa, lo ponía en conocimiento de esta Municipalidad, la que en su visita acordó que el Señor Presidente, con el Señor Arcipreste y los Clavarios de la Junta de las demás imágenes se pongan de acuerdo y designen el lugar que le corresponde al paso de que se trata en las Procesiones de Semana Santa.

—Acta Municipal, 2 de Marzo de 1864

Una colección de noticias históricas redactadas por el cronista ilicitano José María Ruiz de Lope nos ofrece algunos detalles de la formación del paso de la Caída. Ésta indica textualmente:

En últimos de marzo de 1864 se trajo a esta población el paso de la Caída del Nazareno, consistente en las andas y las figuras de Simón Cirineo y un sayón, de la ciudad de Orihuela, y costó seis mil reales vellón, inclusas las andas, bombas, flores y demás, que fue comprado por la sociedad compuesta por varios artesanos y pobres. A este paso se le agregó el Nazareno de la Iglesia de San José, en donde se deposita para su conservación. Salió por primera vez, en su traslación a Santa María en la procesión del referido año 1864.

—Archivo Histórico Municipal de Elche, Noticias de Elche en Papeles curiosos recopilados por P.Ibarra, v,f. 394v

La Caída

La permanencia y características de este traslado del Martes Santo ha hecho que históricamente se considerara, junto con el de la Virgen de los Dolores del Miércoles Santo, el más importante de todos. Así se refleja en la prensa ilicitana de los primeros años del siglo XX, que se pone de manifiesto en la breve noticia publicada en 1921: “Martes Santo: se hizo el traslado de La Caída, con banda de tambores y presidido por el capellán del santo hospital, D. Manuel López”. En 1924 se indicaba con respecto a las procesiones de Semana Santa de la ciudad que “se celebrarán las de costumbre, al anochecer del Martes y Miércoles Santo y la del Viernes, a las seis”, o en 1928 se anunciaba: “La procesión del Martes, con el paso de la Caída, y la del Miércoles, con el paso de la Soledad, estuvieron muy concurridas. Ambas amenizadas por la banda municipal…” En 1929, se destaca cierta recuperación del esplendor en las procesiones: “El martes se verificó el traslado del paso de La Caída de la iglesia de san José a Santa María, tomando parte en esta procesión gran número de “capuruchos” que fue presenciado por una gran concurrencia en todas las calles de tránsito”. De 1926 data un detalle a destacar: por primera vez se ilumina el paso con luz eléctrica, una innovación que pasaría posteriormente al resto de cofradías. Decía el semanario La Defensa al referirse a la Semana Santa de aquel año: “Como se esperaba, el traslado de la Caída resulto un gran acontecimiento. El alumbrado eléctrico era magnifico.”

La Caída

Durante la Guerra Civil, en cuya contienda fueron destruidas la mayor parte de las imágenes religiosas de la ciudad, tanto el paso como las imágenes y resto de enseres de la Cofradía fueron destruidos, astillados y quemados para leña en el Huerto colindante a la Iglesia de San José. Posteriormente y una vez finalizada la guerra, hacia el año 1.940, la Cofradía de la Caída se reorganiza nuevamente siendo su Presidente don Francisco Samper Marco. En la época de los 50, atraviesa por serias dificultades y con el impulso del presidente D. Narciso Caballero Pardo se logra salvar los problemas y de nuevo se implanta la novedad de electrificar el paso, instalando por todo el recorrido unas tomas de corrientes que alimentaban al trono y a todos los blandones de los cofrades. Destacar también la labor desarrollada en ésta época por Julián Cortés Bernabeu. En 1951, la Cofradía encarga al afamado escultor José Sánchez Lozano la talla de una nueva imagen de Cristo en su Caída, la cual se veneraría todo el año en el crucero del lado de la Epístola de la Iglesia de San José. Para completar la escena del paso, se añadieron las figuras de Simón de Cirene, el soldado romano y el judío que sostiene la cuerda con la que va atado el cuello de Jesús.

En los años de posguerra, con sacrificios y tesón evidentes, se crea un acto singular en la Semana Santa de Elche. Un acto en el que, dando ejemplo de coordinación con otra de nuestras Cofradías, se muestra plásticamente, uno de los momentos de la Pasión de Cristo que no figura en los evangelios canónicos, pero que la tradición de la Iglesia ha reconocido desde muy antiguo y que está presente en la propia oración del Via Crucis. Nos referimos, al encuentro de Nuestro Padre Jesús con la Santa Mujer Verónica en la Plaça de Baix. Un encuentro en el que, tras acercar de frente ambos pasos, el rostro ensangrentado y sufriente de Jesús queda milagrosamente impreso en el paño de la Verónica

Paso de misterio en los años 70.

A partir de 1987 toma el relevo en la Presidencia D. Ismael Quesada Chinchilla, y con la colaboración de toda la junta directiva, la Cofradía experimenta un gran impulso en todos los sentidos, tanto a nivel organizativo como de adquisiciones.

La década de los 90, época de eclosión de la Semana Santa ilicitana, la Cofradía afronta el primero de sus grandes proyectos, los cuales son hoy una realidad. Uno de ellos es la adquisición de una sede social, sita en la calle San Antonio del Plá nº26, dónde se conservan los Pasos y enseres de la corporación durante todo el año y, a su vez, supone un punto de encuentro para todos los cofrades. En 1992, se inicia otro costoso proyecto que le supondría a la Cofradía de la Caída más de 10 largos años de esfuerzo y sacrificio para poder culminarlo; nos referimos al espectacular Paso de misterio en el que podemos ver cada Martes Santo a Nuestro Stmo. Cristo de la  Caída, obra del afamado tallista sevillano Manuel Guzmán Bejarano.

En febrero de 2003, tras su bendición por el obispo de Orihuela Victorio Oliver, se incorpora la imagen mariana bajo la advocación de María Stma. del Rosario obra del imaginero D. José Ángel Palacios, como co-titular de la Hermandad, advocación del Rosario muy arraigada en el antiguo convento franciscano de San José, sede canónica de la Cofradía desde su fundación. La nueva imágen Titular procesionó por primera vez por las calles de Elche esa misma Semana Santa de 2003.

En 2009, toma el relevo en la presidencia D. Tomás Ruiz Godoy, experimentándose un nuevo cambio y modernización en todas las parcelas de la Cofradía, apostando por una intensa Vida de Hermandad durante todo el año y una mayor solemnidad en cada acto de la Cofradía.

En junio de 2011, reunidos en Asamblea General Extraordinaria, se aprueba con mayoría de votos cualificada la sustitución de la actual talla de María Stma. del Rosario en sus Misterios Dolorosos por la presentada por parte de la Junta de Gobierno, obra del imaginero sevillano D. Luis Álvarez Duarte. La nueva imagen es bendecida entre una gran expectación, el 6 de octubre de 2012 por el consiliario de la Cofradía y párroco de San José, D. Vicente Miguélez. Ese mismo día es nombrada Nuestra Patrona, la Virgen de la Asunción, como Madrina honorífica de la Sagrada Imagen.

Son fines de la Cofradía el fomentar el éspiritu cristiano de la Semana Santa Ilicitana, enaltecer el culto al Santísimo Cristo de la Caída y María Santísima del Rosario en sus Misterios Dolorosos, realizar obras de caridad conforme al espíritu del Evangelio, tal y como es enseñado por la Iglesia, y en especial ayudar a sus miembros en un crecimiento constante de su vida cristiana, participando en el Misterio Pascual con Fé adulta, Caridad Evangélica y Esperanza renovada.

Resulta del todo evidente que la Cofradía de la Caída de Ntro. Padre Jesús es un referente firme, constante y con personalidad propia e irrenunciable dentro de la Semana Santa ilicitana. Un referente en la iglesia de San José, donde nuestras Sagradas Imágenes reciben culto. Un referente para todo el barrio del Plá, que nos cobija y donde desarrollamos nuestros trabajos preparatorios a la Semana Grande y de asistencia social y por cuyas calles más emblemáticas procesionamos cada Martes Santo. Y un referente para toda la ciudad por la seriedad y solemnidad que caracteriza nuestra forma de entender nuestros días penitenciales.

Fuente: Archivo Cofradía de la Caída
Joan Castaño (Archivero de la Basílica de Sta. María y del Patronato del Misteri)